Marian Gil | Psicología | Depresión
16225
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16225,page-child,parent-pageid-15787,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-5.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

DEPRESIÓN

Depresión no significa debilidad y no depende de la propia voluntad el dejar de sufrirla. Tiene tratamiento y con él se convierte en transitoria.

Intervención Psicológica en Depresión en Marian Gil Psicología Zaragoza

Con más de 15 años de experiencia en el abordaje de este tipo de problemas, desde Marian Gil Psicología Zaragoza se ofrece una atención cercana dirigida a comprender cada caso y proporcionar las herramientas necesarias para aliviar el malestar, recuperar el funcionamiento habitual y evitar recaídas.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta significativamente a la persona que lo padece en la forma de pensar e interpretar la realidad, en cómo se valora, en las emociones, en los comportamientos y también en respuestas fisiológicas como el hambre, el sueño o el deseo sexual. Interfiere significativamente en lo social, en lo laboral y en áreas importantes de la vida, y no debe confundirse con estados breves de tristeza o desánimo que aparecen en respuesta a estresores cotidianos.

Los síntomas principales de la depresión son:

  • Tristeza la mayor parte del día casi todos los días.
  • Pérdida de interés y placer por cosas, situaciones o personas con las que antes se solía disfrutar.
  • Modificaciones en el peso con pérdida o aumento de apetito.
  • Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes, despertar precoz o aumento de las horas de sueño.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor. Lentitud de movimientos que en ocasiones se acompaña de agitación o inquietud.
  • Fatiga o sensación de pérdida de energía casi todos los días.
  • Dificultad para pensar con claridad, para memorizar, para concentrarse o para tomar decisiones.
  • Pensamientos negativos, de inutilidad o de culpa.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio. Pueden pensar en la muerte como forma de aliviar el sufrimiento, sin valorar que la depresión tiene tratamiento y es transitoria. En ocasiones es un pensamiento pasivo, sin plan para llevarlo a cabo y en otras ocasiones estos pensamientos pueden desembocar en pensamientos e intentos de suicidio.
  • Disminución del deseo sexual y alteración de la respuesta sexual.
  • Molestias corporales difusas.
  • Reducción o deterioro de las relaciones interpersonales.

Cada persona mostrará unos u otros síntomas sin ser necesario que aparezcan todos.

 

¿Es un trastorno frecuente?

Un porcentaje significativo de personas que acuden al médico de cabecera tienen depresión, siendo una de las condiciones de malestar psicológico más frecuentes.

Alrededor del 15% de la población española padece algún tipo de trastorno depresivo a lo largo de su vida, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. El riesgo de padecerla aumenta cuando se tienen antecedentes familiares de depresión en parientes de primer grado.

¿Cuáles son las causas de la depresión?

La depresión está determinada por factores de vulnerabilidad, tanto biológica como psicológica, y también por factores psicosociales (acontecimientos estresantes, por ejemplo).

Los trastornos depresivos son fenómenos complejos y se puede llegar a sufrir una depresión a través de distintas vías o por distintas causas. Entre las causas de naturaleza orgánica que pueden incidir en la aparición de una depresión encontramos factores como la predisposición genética, alteraciones endocrinas, cambios estructurales en determinadas regiones cerebrales o déficits de determinados neurotransmisores como la serotonina y la noradrenalina.

Entre los factores psicológicos que pueden causar o mantener un trastorno depresivo se encuentran la falta de refuerzos positivos, la apreciación de no poseer control sobre el entorno o sobre la propia conducta, el disponer de un estilo cognitivo donde predomina la interpretación negativa, o el poseer una elevada autoexigencia y responsabilidad. También puede influir en la aparición de estados depresivos el reaccionar desproporcionada o inadecuadamente ante determinados estresores que afectan de forma continua, el llevar a cabo una adaptación inapropiada a éstos, o el utilizar estrategias inadecuadas de afrontamiento.

Así pues, podemos decir que la depresión será el estado final común de diversas circunstancias del funcionamiento cerebral donde lo habitual es encontrar causas múltiples, complejas y de naturaleza tanto orgánica como psicológica.

¿Cuáles son los tratamientos para la depresión?

La depresión se puede beneficiar del tratamiento farmacológico y del psicológico. Las dos opciones han demostrado ser efectivas y pueden combinarse, aunque su uso combinado no ha mostrado mayor eficacia que el tratamiento psicológico solo. El tratamiento psicológico ayuda a que los resultados se mantengan a más largo plazo y previene recaídas. El tratamiento farmacológico puede ser de ayuda en los momentos iniciales cuando la gravedad impide el abordaje psicológico. Así pues, mostrando la misma eficacia y efectividad debemos tener en cuenta que los tratamientos psicológicos eficaces no tienen los efectos indeseables de los fármacos y además proporcionan a la persona nuevas estrategias de afrontamiento en su entorno.

Los tratamientos psicológicos que han mostrado ser eficaces son las terapias cognitivas, las terapias conductuales y las terapias interpersonales. Con el fin de normalizar el nivel de actividad y de bienestar del paciente dichos tratamientos intervienen sobre los pensamientos (a través de técnicas cognitivas como la identificación y modificación de pensamientos inadecuados), sobre las conductas (a través, por ejemplo, de la planificación de actividades gratificantes), sobre las relaciones interpersonales (mediante por ejemplo la mejora en resolución de problemas de relación interpersonal) y sobre el entorno cuando éste es perturbador o poco gratificante.

Desde la consulta de Marian Gil, psicóloga con orientación cognitivo conductual, se ofrece una atención individualizada para el abordaje de la depresión, estudiando personalmente todos los aspectos que contribuyen al origen y mantenimiento del problema para comprender así la situación del paciente. A través de técnicas de activación conductual, de terapia cognitiva y de técnicas encaminadas a mejorar las relaciones interpersonales se proporcionan las herramientas necesarias para la mejora de las condiciones psicológicas y el bienestar del individuo.

Para más información y ayuda sobre depresión contacte con nuestra consulta de psicología en Zaragoza especializada en problemas afectivos. Adaptaremos la terapia a sus necesidades y le ayudaremos a superar la depresión.

Psicóloga General Sanitaria con amplia experiencia en todo tipo de problemas asociados a la depresión.

Contacta y pide cita para depresión